Extracto del informe político del 25 de octubre de 2014

  1. CONTEXTO SOCIOPOLÍTICO

  1. Datos socioeconómicos.

En esta ocasión no se realizará un análisis exhaustivo de este apartado debido al poco tiempo pasado desde el último IP, y los pocos cambios que habido.

Podemos destacar como siguen dándose las mismas tendencias, el paro registrado desciende lentamente todos los meses estivales, aunque estos datos no siempre coinciden con los de la EPA (Encuesta de Población Activa), que pese a que mejoran respecto al año anterior, mantiene una brecha muy importante con el paro registrado. Mientras que en Julio la EPA hablaba de una cifra de 53.800 paradas, el paro registrado situaba esta cifra en 46.730, una brecha de unos 7.000 paradas que demuestra que el ejecutivo intenta por todos los medios maquillar y ocultar una realidad que es el paro estructural que sufre la región, en especial entre la juventud y comarcas como la del Besaya. De echo en los últimos datos de paro registrado (septiembre) el paro subió un 3,49% situándose en un 47.458 paradas registrados.

Otros datos interesantes que ya hablábamos de ellos en el anterior IP es que la población que refleja la EPA continua en descenso, por ejemplo, si nos fijamos en este dato a lo largo del segundo trimestre de la EPA de los últimos años se ve claramente : 2011: 502.300, 2012: 501.200, 2013: 498.400 y 2014: 496.00.

Al hilo de esto, es evidente que el descenso de población se debe a la migración de población en edad de trabajar, en especial jóvenes, ya que si nos fijamos en los datos de población inactiva estos no siguen el mismo parámetro y se mantienen estables, incluso al alza podría decirse. Estos datos además se pueden ver también en la encuesta de migraciones del INE. En contraposición la población ocupada y activa mantiene un importante descenso desde los últimos años, aunque los últimos datos hayan supuesto un ligero repunte.

En cuanto a las afiliaciones a la Seguridad Social, el mes de Agosto cerro con 204.067 afiliadas, lo que supone un aumento de mil aproximadamente respecto al mes de Julio, pero una bajada de 3.296 afiladas respecto a Agosto del año pasado y un descenso respecto del mismo mes hace dos años de 10.274 afliados.

También señalar los últimos acontecimientos que se han sucedido con la cuestión del cierre de la factoría Sniace. Tras más de un año y medio con movilizaciones, negociaciones y un dilatado proceso judicial en la Audiencia Nacional, cuando nadie lo esperaba, el Comité de Empresa llego a un preacuerdo con el que se salvaba el cierre de la fábrica, que abriría de nuevo con algo más de la mitad de los puestos de antes del cierre. Aún así parte de los trabajadores irían a otras fábricas y cerca de 200 se prejubilarían. Además los relevistas entraría en una bolsa de trabajo donde se irían renganchando. Por otro lado habría recortes salariales de entre el 5% y el 20%, acompañado de congelaciones salariales por varios años. A última hora, antes de la ratificación del preacuerdo USO, que aún siendo una parte pequeña del Comité, durante todo el proceso ha mantenido una actitud rupturista entre las filas obreras, se descolgó de dicho acuerdo, con lo que la empresa manifestó que no le mantendría entonces.

Aunque el preacuerdo finalmente se ha ratificado, hay que ver todo el proceso desde una óptica global. Sniace a sufrido procesos de amenazas de EREs varias veces ya, en las que la empresa siempre ha usado las movilizaciones de los trabajadores como método de presión para que la Administración modificase en su favor cuestiones de la tarifación eléctrica y los límites de vertidos de contaminación. En esta ocasión también ha sido así, y el Gobierno, con la numerosa presión social del conflicto, dio a Sniace numerosos beneficios y cambios de Ley en este sentido. Si a esto le sumamos los recortes salariales y despidos podemos concluir que tras este proceso, una empresa altamente rentable como Sniace, aún lo es mucho más, en detrimento de las condiciones laborales de su plantilla y de la ciudad de Torrelavega.

Por tanto, aún siendo a nivel de movilización un ejemplo de su perseverancia , hay que plantearse quien gana realmente, si los trabajadores o la empresa. Por último hay que añadir la división social que supone en Torrelavega la apertura de Sniace, y aún más cuando se la va a permitir contaminar más.

Podemos concluir con síntesis parecidas al anterior IP, la mejora en el mercado laboral que dice el Gobierno de Cantabria es, cuanto menos incierta, ya que si cotejamos los datos de la EPA en su conjunto y los comparamos con los de los años anteriores en las miasmas fechas, estos no son mejores, y es evidente que Cantabria esta sufriendo una perdida de población activa considerable, así como un empobrecimiento de las condiciones de vida y laborales, lo cual pone en entredicho el modelo de recuperación económica que “vende” el Gobierno.